Elegía a Ramón Sijé

A las aladas almas de las rosas

del almendro de nata te requiero:

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero.

miércoles, 28 de enero de 2015

EL TEXTO Y SUS PROPIEDADES (1º de Bach.)

 


   El texto es la unidad máxima de comunicación entre varios hablantes. Responde a una intención comunicativa concreta, se interpreta de acuerdo con la situación en que se enmarca y se caracteriza por mantener la coherencia interna y la cohesión entre sus elementos. 

   Se puede llamar discurso y puede tener una extensión muy variable: hay textos formados por una sola oración, por un solo enunciado o por varios. Podemos entender como textos muy distintos mensajes orales y escritos: desde un simple saludo

hasta la narración de una historia, pasando por artículos de prensa, conferencias, diálogos, etc.



     Las tres propiedades que definen un texto son adecuación, coherencia y cohesión.

     ADECUACIÓN: esta propiedad está relacionada con la situación comunicativa en que se emite el mensaje: la intención perseguida por el emisor, la relación que mantiene con el receptor, el espacio o ámbito en que se emite el mensaje, etc. Un texto es adecuado si la elección lingüística efectuada es apropiada a la situación comunicativa.
Esta viñeta puede ayudarte a comprender mejor lo que es la adecuación textual. El enunciado del niño -emisor- no es adecuado porque no tiene en cuenta que su padre -receptor- no tiene el mismo conocimiento que él sobre el tema del que habla; en definitiva, es un enunciado que no se adapta a la situación comunicativa en que se desarrolla.

Puedes leer más sobre la adecuación textual aquí.

     
    COHERENCIA: esta propiedad se refiere al contenido global del texto y es la propiedad por la que todas las partes del texto aportan un mensaje unitario. La coherencia textual puede apreciarse de dos maneras:

  • Observando la estructura interna del texto, es decir, la distribución y organización de su contenido en sus distintas partes.
  • Distinguiendo el tema central del texto y las ideas secundarias que apoyan dicho tema.

Lee y practica ejercicios sobre la coherencia en este enlace.


    COHESIÓN: es el modo en que está construido un texto. Es el resultado de las relaciones que vinculan unos elementos a otros, formando frases, oraciones o enunciados en el conjunto del discurso. Los procedimientos de cohesión que contribuyen a la correcta construcción del texto y establecen relaciones entre sus diferentes partes. Pertenecen a dos grandes grupos:
  • Los conectores: procedimientos de tipo sintáctico que organizan las ideas del texto. Los más frecuentes son las conjunciones y las preposiciones (también las locuciones conjuntivas y las prepositivas) aunque también podemos encontrar adverbios realizando la misma función. Hay conectores que ordenan el discurso (por una parte, por otra parte, en primer lugar, en segundo lugar, para empezar, por último, al mismo tiempo, a su vez, etcétera). Hay conectores que introducen ejemplos y enumeraciones: así, en particular, es decir, o sea, por ejemplo...Otros presentan ideas personales o valoraciones (desde mi punto de vista, en mi opinión, por mi parte, afortunadamente, por suerte, por desgracia...). También existen conectores llamados dialécticos que nos permiten relacionar una idea con otra anterior para insistir en ella, aclararla, corregirla, negarla, etc. Por ejemplo: además, y también, del mismo modo, igualmente, asimismo, efectivamente, no obstante, en cambio...
  • Las referencias: son las relaciones de tipo léxico y semántico que se establecen entre los elementos del discurso. Se pueden dar a través de distintos procedimientos:
  1.   Deixis: indica a qué elemento de la situación comunicativa (personas, objetos, espacio, tiempo) se refieren ciertos elementos del texto.  Los elementos deícticos pueden ser adverbios -que señalan el espacio y el tiempo compartidos por emisor y receptor- y pronombres -que pueden señalar objetos que emisor y receptor comparten, o a los propios interlocutores del discurso. Ejemplos: "Déjalo ahí, por favor" (El emisor y el receptor saben a qué lugares se refieren con el adverbio "ahí")." ¿Te gusta este? " o bien "Aquel es el suyo (  Emisor y receptor saben a qué objetos se refieren al utilizar los pronombres "este", "ese" o "aquel").
  2.    Anáfora y catáfora: son referencias de índole semántica y pueden ser pronombres y adverbios. La anáfora consiste en la referencia de un elemento a otro que ya ha sido mencionado anteriormente en el texto. La catáfora, en cambio, se refiere a un elemento que se explicitará después. Ejemplos: "Estuvieron esperando a Manuel durante toda la tarde, pero se retrasó tanto que cuando por fin llegó todos estaban enfadados con él: los que le habían preparado la fiesta, los que habían dejado sus ocupaciones para asistir y los que llevaban días enteros esperando la ocasión de felicitarle." (El pronombre indefinido todos contiene una referencia que será aclarada después con el pronombre relativo los que. Es, por lo tanto, una referencia catafórica. Por otro lado, el  pronombre personal él  remite a Manuel. Es, por lo tanto, una referencia anafórica). 
  3. Elipsis: es la supresión u omisión de un elemento lingüístico que pueden ser sobreentendidos con facilidad por el receptor, ya sean palabras concretas u oraciones enteras. Ejemplo: "Dejaremos lista la primera versión esta tarde; las correcciones, para mañana." En la primera parte del enunciado, el emisor habla de una primera versión, pero no especifica de qué (texto literario, composición musical, película...)Da por sentado que el receptor sabe a qué se refiere, pues comparten la situación comunicativa. En la segunda parte del enunciado, el emisor no ha considerado oportuno hacer explícito el verbo. Implícitamente, el receptor entiende el mensaje "las correcciones las dejamos para mañana o las haremos mañana". Se ha elidido el verbo "dejaremos".
  4. Reiteración léxica: es el procedimiento inverso a la elipsis: la repetición de ciertas palabras del texto. Los fines que se persiguen son diversos: insistir en una idea relevante, generalmente relacionada con el asunto central del texto, o perseguir un efecto retórico y expresivo. Ejemplo 1: "He perdido la carpeta azul, lo cual me supone un grave problema: era la carpeta donde guardaba todos mis documentos." Ejemplo 2: "Contempló la vieja fachada: aquella era la casa que le había visto nacer, la de los días antigüos y tiempos mejores, la casa a la que ya nunca regresaría."
  5. Uso de sinónimos: Es un procedimiento léxico muy frecuente en los textos. Se trata del uso de palabras cuyo significado es intercambiable en  un determinado contexto; por esa razón se habla de sinónimos contextuales. En ciertas ocasiones, el uso de la sinonimia contextual conlleva la presencia en el texto de palabras procedentes de un mismo campo semántico. Ejemplo: "Sus sentimientos son indudables: te tiene un profundo afecto y su interés por ti aumenta con los años."  En este texto los sustantivos afecto e interés pertenecen al campo semántico de los sentimientos personales. Por otra parte, hay que mencionar también la presencia de hiperónimos e hipónimos. En el ejemplo anterior, sentimientos sería un hiperónimo de afecto y de interés, pues las engloba en su significado, es decir, define el campo semántico al que pertenecen. A su vez, estas dos palabras son hipónimas de la primera. 
Ejemplos de textos cohesionados gracias a la presencia de sinónimos y de referencias anafóricas.

En las siguientes imágenes puedes leer textos cohesionados mediante distintos mecanismos:
 
En este enlace puede ayudarte a comprender lo que es la cohesión.
 
    Distinguir y apreciar las propiedades de los textos que leas, te ayudará a crear los tuyos de manera adecuada, coherente y cohesionada.
¡¡Ánimo!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada